Gallo Rojo No 3


Ya son tres los Gallos Rojos que hemos encontrado en la arena. Hay muchos gallos negros muy grandes en la media que miente, pero el rojo es valiente. Ahora la media sos vos, comparte este material con tus amigos y en tus redes.
Esto pretendemos con estas publicaciones, ser valientes con notas esta vez de Jorge Zabalza, los estudios de Willam Yohai, y otros intelectuales que nos ubicarán en la actualidad nacional e internacional.




jueves, 7 de julio de 2016

No hay causa perdida

Ya es tarde...Atardecer para los ex presos políticos uruguayos 

Gallo Rojo No 3 julio 2016
… ese es el mensaje subliminal de Juan Miguel García, el 'Sibarita'. No la hay porque continúa luchando por Verdad y Justicia un cúmulo de gente como él. La memoria no es una baldosa, es la batalla que dió para lograr colocarla en su sitio. La gran virtud del Sibarita no es solamente seguir peleando -este artículo es una forma de hacerlo- sino expresar por escrito los sentimientos que rondan los corazones de quienes pelean: el movimiento popular organizado que no ceja en su reivindicación de la igualdad ante la ley, esencia de las formas democráticas de vida; la juventud que cada 20 de mayo se incorpora a la marcha, la misma que hace crecer cada 24 de agosto la memoria de la Masacre de Jacinto Vera; la generación del '83 decepcionada por la triste actualidad de todo aquello por lo que peleó con ahínco y firmeza y las/os sobrevivientes, que no sólo salvamos el examen de los palos y las rejas sino que estamos saliendo del pozo más oscuro: el haber creído en falsos dioses. Me atrevo a este especie de breve prólogo, porque me siento identificado con el contenido que, a su manera y con sus palabras, comparte el compañero a través de su artículo.

¡Arriba los que luchan toda la vida!

Abrazos fraternos

tambero


El drama de los militantes por verdad, justicia y reparación integral en Uruguay
El payaso se hace oír/pero son causas perdidas/ Soy el Defensor de causas perdidas. Son viejas preguntas mal respondidas/

Recuerda aquel hombre nuevo/ por el que murió Guevara/…no pasa nada.

Defiendo a los que mataron en la masacre del Filtro./Defiendo que se termine la crueldad capitalista e imperialista/ Defiendo a los explotados a los débiles y locos/

Son viejas respuestas, tan preguntadas /que el payaso se hace oir/pero son causas gastadas.

Acá hay otra causa abierta que clama/es del saber del destino del que no tuvo destino/ iluminar el camino de su desaparición/porque al final que fue de Elena/solo despierta en la noche el recuerdo de la Tota/ la conciencia/ y a Wassen Alaniz lo podían haber salvado.

La Verdad y la Justicia/en qué sótano estarán sucuchados/ son causas perdidas …..

No hay ejército que pueda derrotar una idea/ y una causa se pierde cuando no se busca más.

( fragmentos del cuplé “El defensor de causas perdidas ‘’ Falta y Resto 2016)
Antes que nada debo aclarar que soy militante de CRYSOL (Asociación de ex pres@s polític@s de Uruguay ), actualmente soy 1er. Suplente a la Comisión Directiva pero mi opinión en este caso, no representa en absoluto la opinión del colectivo que integro….(lamentablemente)
Lo primero que quiero señalar es el inexorable pasaje del tiempo y sus consecuencias. Los hechos que hicieron de todos nosotros víctimas del Terrorismo de Estado, Plan Cóndor, etc. sucedieron hace 40 años. Hace 30 años que retornó este tipo de democracia con las limitaciones que tiene, que bien conocemos. Y por último que hace 11 años nos gobierna un partido autodenominado de izquierda. Son años, carretillas de años, verdaderamente estremecedores, por lo menos para mí. Cada vez somos menos, los que aun nos mantenemos con vida (un 30% más o menos).
¿Quiénes fueron las víctimas de esa Dictadura que nos cayó encima? Los presos, torturados, asesinados, exiliados, despedidos de sus trabajos, integrantes de Listas Negras, ciudadanos clasificados como categoría B o C ( los A, se salvaban), todos ellos fueron insultados, calumniados y vilipendiados por el poder cívico militar. En sentido amplio se victimizó a toda la población uruguaya, porque ¿quién en aquellos años no fue manoseado en la calle por los milicos exigiendo documentos y carné de trabajo, o no pasó la noche en alguna comisaría? Sólo estaban a salvo los alcahuetes del régimen o los integrantes de las clases económicamente poderosas.
Los presos políticos, en especial los militantes del MLN, - en aquellos años -, considerábamos que los crímenes aberrantes que se estaban cometiendo no iban a quedar impunes. Bala por bala, muerto por muerto. Imaginábamos que nuestra Organización eliminaría buena parte de esos discípulos de Mitrione. Y también a los grandes traidores. Al estilo de Cuba luego del triunfo revolucionario, organizaríamos nuestra propia operación Verdad en el estadio Centenario. Allí se realizarían con la máxima presencia popular, juicios sumarios que condenarían a muerte a los asesinos de la Dictadura, quienes de inmediato serían fusilados, (aunque en muchos casos habría que amarrarlos al poste, porque nos imaginábamos que como pasó en Cuba, se arrojarían al suelo llorando y clamando por su vida ). Y si alguno escapaba al exilio, tendría el fin que tuvo Somoza.
Hacíamos nuestro el Comunicado del FSLN del 15/08/l969, firmado por Carlos Fonseca: ¡¡Juramos cobrar implacable venganza!!... nos proponemos ofrecer a los héroes caídos el más digno homenaje, como es cobrar implacable venganza a los verdugos y llevar a la victoria el ideal de liberación nacional y de emancipación social ‘’
Aún no éramos conscientes del grado de anemia aguda que padecía nuestra Organización afuera. No éramos conscientes del grado de debilidad de nuestra izquierda desperdigada por el malón fascista.
No nos imaginamos nunca que no habría venganza, ni justicia revolucionaria, ni siquiera justicia burguesa, ni nada de nada. Han pasado los años…muchísimos años y nada. No ha habido ni siquiera un atentado por la libre…ya no hay locos en Uruguay, ya no hay locos. Y los compañeros que quedaron realmente locos para siempre, ya no pueden con ésta tarea.
Ya es muy tarde.
Y lo que nunca nos imaginábamos -ni aún en nuestras peores pesadillas -, es que muchos de los principales dirigentes de nuestra Organización y de nuestra izquierda, como tocados súbitamente por una especie de espíritu cristiano, en el futuro abogarían por el perdón, por el olvido, por el amigamiento con nuestros verdugos, por concederles más ventajas y privilegios, por considerar sus crímenes solo como excesos en el marco de una guerra, resumiendo: que se convertirían en firmes partidarios de la impunidad.
Retornó la democracia y salimos de las cárceles l@s últim@s pres@s polític@s. Este año se cumplen 31 años de nuestra liberación y salimos gracias a la exigencia de la sociedad uruguaya, que movilizada luchó y logró imponer nuestra liberación.
Desde el primer día del retorno democrático, el Estado Uruguayo estaba obligado moralmente y por Leyes Internacionales del Derecho Humanitario a proceder a la reparación de las víctimas de la aplicación del Terrorismo de Estado en nuestro país. Dichas medidas jamás fueron cumplidas a cabalidad por ninguno de los Gobiernos que hemos tenido hasta la fecha.
Cuando se habla de Reparación, la gente piensa que es una cuestión de guita. De lucro personal. Yo que alterno con diversos tipos de víctimas les aseguro que lo que motiva a la gran mayoría de los cros. no es la guita.
Reparación, según las normas de la JUSTICIA TRANSICIONAL OBLIGATORIAS Y DE CARÁCTER UNIVERSAL, significa: VERDAD, JUSTICIA, MEMORIA, REPARACION, GARANTÍAS DE NO REPETICION Y DEPURACIÓN DE LAS FFAA DE LOS ELEMENTOS INVOLUCRADOS EN LOS CRIMENES COMETIDOS. Estas son las normas que el Estado Uruguayo debió cumplir y no lo hizo.
Primero con el Pacto del Club Naval y luego con la aprobación de la Ley de Caducidad (1986) se consagró la impunidad como norma. En el año 89 se realizó un primer plebiscito para derogar la Ley de Caducidad que se perdió, a causa del estado de terror existente aún en la sociedad uruguaya.
Pasaron largos años de gobiernos colorados y blancos. Las Organizaciones nucleadoras de Víctimas y también la ciudadanía sensible y humana – espantada por la naturaleza de los crímenes cometidos – siguieron luchando por la Reparación Integral. Pero, no se hacían ilusión alguna de que esos gobiernos fueran a hacer nada. En efecto, no hicieron nada. En definitiva, no había mucha diferencia entre la ideología fascistoide de la mayoría de los dirigentes de esos Partidos y la ideología de las FFAA. Sanguinetti en su 1ra. Presidencia para distender el ambiente, repuso en sus cargos a funcionarios públicos despedidos por la Dictadura.
Jorge Batlle en el año 2000 inauguró astutamente la denominada ‘’Comisión para la Paz’’, que no fue más que un intento de poner el punto final a este asunto urticante, ganar tiempo para llegar más rápido al olvido; se dice que comentó: ‘’con esto tiro dos años más‘’.
En esos años empezaron las muertes. Muertes prematuras. Compañer@s que habían sido salvajemente torturados y se comieron 13 o 14, o más años de cana se empezaron a morir. SERSOC y diversos médicos (el más destacable el Dr. Ricardo Elena), estudiaron los casos y concluyeron que esos compañeros habían salido de la cana con el sistema inmunológico muy dañado o destruido, eso los hacía vulnerables a diversas enfermedades de tipo cardíaco, infeccioso, oncológico, siquiátrico, etc.
Llegó el año 2004. El Frente Amplio llega al gobierno. Vázquez Presidente.
A esta altura debo señalar que la casi totalidad de las víctimas éramos militantes o adherentes del FA. Esas víctimas tanto en la cárcel, como en la clandestinidad o en el exilio, fueron los que en los años de plomo, mantuvieron viva la llama de la existencia misma de la Fuerza Política.
Ese triunfo electoral, naturalmente creó expectativas, ilusiones . Se suponía que ahora sí, se aplicaría la Reparación Integral. Se lograría por fin la verdad, la justicia, etc.
Lo que no sabíamos en aquel momento, es que Vázquez ni en pedo estaba dispuesto a enemistarse con las FFAA. Acordó con los milicos que necesariamente alguno tenía que ir en cana. Un puñadito. Y que la cana no iba a ser muy prolongada. Así se hizo. Según el Coronel (r) Gilberto Vázquez los procesamientos fueron un negocio. Teníamos que pagar algunos para que las cosas quedaran quietas.
Por su cabeza no pasaba para nada la idea de VERDAD Y JUSTICIA y menos DEPURACIÓN DE LOS ASESINOS. Para disimular promulgó dos Leyes pretendidamente reparatorias, para presos y exiliados cuyo costo era mínimo, dado que se obligaba a los que se acogieran a ellas a renunciar a sus legítimas jubilaciones, trabajadas y aportadas al BPS. Además esas Leyes eran tan restrictivas que dejaron afuera a un pueblo. Estableció una indemnización económica para los que en la tortura hubieran sufrido Lesiones Gravísimas, a sabiendas que justamente a causa de esas Lesiones los beneficiarios ya habían muerto. Parecería una broma macabra, un ejercicio del humor negro. Los muertos no podían acogerse a esa Ley, pero por si acaso se estableció que sus familiares tampoco.
Como frutilla de la torta, convocó a una manifestación popular – pueblo,FFAA-, con desfile militar y todo en la Plaza Independencia bajo la consigna de ‘’Nunca más a la violencia entre todos los uruguayos ‘’. Dicho acto fue realizado el 19 de junio del 2007. Concurrió Bordaberry, Larrañaga, Mujica, los Comandantes de las FFAA y unos ¡3000 ciudadanos!. Estaba apurado por dar vuelta la página y en su febril imaginación supuso que en ese día militares y civiles nos íbamos a confundir en un fuerte abrazo. Para embarrarla más, envió al Parlamento un Proyecto de García Pintos (sin cambiarle un punto, ni una coma), que indemnizaba a los familiares de los caídos en la lucha contra la sedición.
Durante el período Mujica, se estancaron aún más las acciones por Verdad y Justicia. Reiteró y reiteró – durante su mandato -, que no quería viejitos presos, que la Justicia tenía un tufillo a venganza y se prodigó en elogios a las FFAA (ver Una Oveja Negra al Poder). Sus deseos de dar vuelta la página, reconciliarse con las FFAA venían de más atrás. Mujica y otros integrantes del MLN participaron junto a Oficiales de las FFAA en una misión secreta a España para mediar en el conflicto con la ETA. Establecieron una especie de teléfono rojo para evitar malentendidos entre los ex beligerantes. En el año 99 se realizaron reuniones secretas entre el MLN, LA LOGIA TENIENTES DE ARTIGAS, LA IGLESIA CATOLICA Y LA MASONERIA. Se redactó un Documento de reconciliación y respeto mutuo, que nunca llegó a firmarse, (se lo encuentra buscando en Google).
En Octubre del 2009 se realiza un 2º. Plebiscito para liquidar la Impunidad, Sectores afines a los líderes favorables a la Impunidad, dentro del FA, no ensobraron la papeleta y por supuesto no hicieron campaña a favor. Resultado: se perdió. Bueno, era casi imposible lograrlo, cuando los principales referentes de nuestra izquierda apostaban al olvido y a no tener ojos en la nuca.
No obstante, el caso más ilustrativo de sabotaje a la anulación de la Ley de Impunidad se produjo en el año 2011, cuando la bancada parlamentaria del FA estuvo a punto de anular tal engendro. Días antes y contrariado por tal decisión, el propio Mujica, Astori y otros, con el okey de Vázquez , concurrieron al parlamento para meter pechera e impedir tal anulación. Allí consiguieron un bonzo, que se rociara de nafta y se prendiera fuego: SEMPRONI. Y así sucedió, Semproni como buen soldado del MPP, de Mujica, se sacrificó y se dispuso a ser reputeado de por vida , por cada ciudadano que se cruza con él en la calle.
En nuestro país y también en el exterior, existen organizaciones de uruguayos y diversos blogs o páginas de facebook, que siguen exigiendo Verdad , Justicia y Reparación integral. Lo esperanzador es que casi todas ellas cuentan con la participación activa de jóvenes que ni siquiera habían nacido en la época de la Dictadura. Son jóvenes conscientes, sensibles, que conocen el pasado y que no quieren de ninguna manera que tales crímenes vuelvan a repetirse en el futuro.
Voy a mencionar algunas de ellas, pidiendo disculpas porque seguramente me voy a olvidar de algunas.
  • Fundación Zelmar Michelini
  • Crysol
  • Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos
  • Zurdatupa blog
  • Observatorio Luz Ibarbouru
  • Asociación ¿Dónde están? Francia
  • SERPAJ
  • Verdad y Justicia para los Desaparecidos en Uruguay (Italia)
  • Mesa Permanente contra la Impunidad
  • Comisión Memoria Muchachas de Abril
  • ADES. Boletín Mónica Segovia
  • Jorge Farzkieg (facebook)
  • Secretaría de DDHH del Pit-Cnt
  • Caminito
  • Asociación Memoria de la Resistencia
  • Fucvam
  • Comisiones de DDHH de varios sindicatos (por ej. SUNCA)
  • Fundación Mario Benedetti
  • Comisión por la Memoria de los Fusilados de Soca
  • Asociación Civil ex trabajadores Diario El Popular
  • FEUU
  • ONAJPU
  • Hijos uruguay
  • Plenaria Memoria y Justicia
  • Museo de la Memoria y Asociación de Amigos
  • IBIRAY
  • Noticias Uruguayas blog
  • Mau Mau Writer blog
  • Federación de Bases Patria Grande blog
  • El Muerto blog
  • Alberto Silva (diversos medios)
  • Uruguayos en Defensa de los DDHH (facebook)
  • Memorias de La Costa
  • Jóvenes Armenios
  • Néstor Alprine ( el rana )
Gracias a ésta gente y a los miles y miles de uruguayos que participan durante el año de las actividades a que se las convoca, en especial a la MARCHA DEL SILENCIO que cada 20 de Mayo crece más y más, éste tema no está muerto ni enterrado.
Los enterradores están cada día más ansiosos de echarle tierra encima. Algunos son viejos y conocidos enterradores: En primerísimo lugar las FFAA (pasadas y presentes), los blanquicolorados, los medios de difusión masiva, amplios sectores del Poder Judicial (que al igual que las FFAA, nunca fue depurado). Lo nuevo es que desde hace unos 11 años, se han sumado y agarrado la pala los principales dirigentes del Frente Amplio en éste momento: Vázquez, Mujica y Astori, ellos y sus acólitos más cercanos. Vivir para ver…
Estos nuevos enterradores, disimulan cuánto pueden su vocación de militantes del olvido y el perdón. Mujica se destaca ampliamente: lo mismo te visita al Gral. Dalmao en su cama del Hospital Militar, que te participa en la Marcha del silencio.
No son bobos. Los miles y miles que mantienen en alto las banderas de la VERDAD Y LA JUSTICIA, son votos y con los votos no se juega. (ya están preparando la elección del 2019). Entonces se les hace necesario simular alguna especie de apoyo a quienes buscan Verdad y Justicia. Han creado Secretarías y Comisiones en Presidencia y en diversos Organismos Públicos, para que aparentemente se encarguen de las violaciones de los DDHH, en el pasado reciente. Han colocado en éstos simulacros a funcionarios rentados y leales. A modo de ejemplo sólo daré dos nombres: Graciela Jorge y Javier Miranda. A instancia de familiares de víctimas, en éstos últimos tiempos han accedido a colaborar en la creación de Sitios de Memoria (baldosas, placas, etc.). Ojo… eso y nada más.
Debería fundamentar minuciosamente la voluntad enterradora y la militancia por el olvido y la impunidad de la troika que nos gobierna. Hay miles y miles de declaraciones y acciones políticas que los inculpan, pero esto insumiría una cantidad fabulosa de carillas, que haría ésta nota impublicable. Me he limitado solamente a algunos hechos que resultan icónicos en ese sentido. Apelo a la memoria de los lectores.
Así como esta troika ‘’izquierdista’’, ‘’progresista’’, o no sé como llamarla, ha aceptado las reglas más ortodoxas del Capitalismo Mundial. También ha incorporado una forma de actuar con relación a las FFAA, que se aplica en casi todos los países capitalistas. Hay que tener a las FFAA del lado de uno. Hay que tenerlas contentas. A los Altos Mandos y a la Oficialidad hay que darle determinadas ventajas y privilegios. Hay que elogiarlos por la encomiable labor que realizan. Hay que entrenarlos no tanto para luchar contra una hipotética agresión extranjera, sino fundamentalmente para reprimir en caso de que fuerzas populares – organizadas o no -, vayan contra el Estado, cansados de ser explotados y reprimidos. Ojo … que éstas protestas que menciono, no son de políticaficción. Hoy nuestra economía entró en una fase de crisis, ésta crisis ya comienza a ser transferida a los trabajadores (pautas salariales, etc. Ver declaraciones del Pit-Cnt). Ojalá ésto no se agrave. Pero si se agrava la gente se va a calentar y las protestas también.
Después de éste preámbulo, iré al tema central de ésta nota.
EL DRAMA DE LOS MILITANTES POR VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION INTEGRAL EN URUGUAY.
Los militantes por ésta causa no son idiotas. Son o han sido luchadores sociales que han dado batalla en distintos momentos de nuestra historia. Algunos batallaron toda su vida. En la inmensa mayoría de los casos no buscan la guita, sino simplemente que se haga justicia, que se sepa la verdad. No conozco uno que esté satisfecho con el accionar del Frente Amplio en éstos años de gobierno en lo que tiene que ver con esa asignatura pendiente en los últimos 11 años. La mayoría de ellos son militantes o adherentes o votantes del Frente Amplio.
Como se trata de compañer@s con una elevada formación política, no se les pasa desapercibido que su Fuerza Política, está trabando el avance de los objetivos moralmente correctos que se han planteado.
Y AHÍ ES DONDE APARECE EL DRAMA
E l drama consiste en la contradicción de preservar al FA, ser fieles al FA, evitar críticas que en ésta época son sinónimo de hacerle el ‘’caldo gordo’’ a la derecha, o decir la verdad pura y llana, reconociendo que su propia Fuerza Política está obstaculizando deliberadamente cualquier intento de avance en ese terreno.
Yo, no escupo para arriba. Me pasó lo mismo que a ellos. Entiendo y respeto su problemática. Yo creí, elección tras elección en el ’’giro a la izquierda ´´que se prometía. Siempre había alguien que lo prometía: que el MPP, que el PVP, que el PC, que Costanza Moreira, etc. Hasta que llegó el día, en que comprendí que era esperar en vano, que era una ilusión creer que nuestros principales dirigentes, cambiaran su estrategia de olvido e impunidad. No todos reaccionamos a la misma velocidad, lleva su tiempo. Son compañeros honestos y para nada son paniaguados del gobierno.
No se trata de enjuiciar, o faltar el respeto a esos compañeros que como sucede en mi caso personal tengo una buena relación con todos ellos, hasta afectiva. No son compañeros que se dejan ‘’arrear con el poncho’’.
En su mayoría creen que el FA es el mal menor. No tengo inconveniente en concederles que realmente los ‘’otros’’ son peores. Sucede que la distancia entre mejores y peores, se acorta cada día aceleradamente. No faltan los camiseteros que opinan que es lo máximo. Algunos siguen esperando el ‘’ giro a la izquierda ‘’.
De éste estado de cosas actual es que tienen explicación Comunicados o Declaraciones públicas de algunas Organizaciones, que señalan como responsables del sabotaje a la causa de los DDHH solo a los Centros Militares, a los viejos militares nostalgiosos (obviando que las nuevas camadas de oficiales jóvenes son en su mayoría hijos, nietos o parientes de los asesinos), a la SCJ, o a la burocracia estatal, o a los camanduleros abogados defensores de los milicos, o a los medios masivos de comunicación de derecha… ( últimamente han incorporado a Fernández Huidobro como responsable, como si el Ministro actuara por su cuenta, al margen de las directrices del Poder Ejecutivo), pero que se abstienen de informar acerca del verdadero muro, que han creado los principales dirigentes del FA. En cada Comisión que se crea, en cada ómnibus que nos presta la policía, ven un triunfo y un avance de nuestros postulados.
A mi entender, - y disculpen si parezco pesimista -, nuestro destino es que nos muramos todos, sin haber logrado en vida nuestros objetivos. Seremos como los españoles que a 80 años de los crímenes no han logrado nada. Seremos como los armenios que en 100 años no lograron nada. Para colmo soy ateo. Es decir que después de mi muerte no podré ver como la causa que defendimos sigue viviendo y reclamando, con firmeza, en manos de la juventud.
En Montevideo, abril del 2016 – JUAN MIGUEL GARCIA LAMAS (Sibarita)









lunes, 4 de julio de 2016

Jorge Zabalza: "decir izquierda no quiere decir nada"



Gallo Rojo No 3 julio 2016

Emiliano Tuala
blog Etcetera 

Alejado de la militancia política formal y de muchos de quienes fueron sus compañeros de lucha en el MLN, aunque bien cerca de su compañera Verónika y de sus ideas de toda la vida, Jorge Zabalza siempre tiene algo interesante para decir. Por eso esta entrevista a "el Tambero", con quien conversamos sobre la izquierda de hoy y la de ayer, el marxismo y los gobiernos del Frente Amplio.



Jorge, ¿qué implica ser de izquierda en estos tiempos?
El término izquierda indica a quienes poseen una visión crítica sobre el estado actual de cosas y se proponen cambiarla. Abarca una gama muy variada de posturas ideológicas. En primer lugar, dentro de la izquierda hay un grupo de posiciones que proclaman el propósito de cambiar solamente algunas de las aristas del sistema, las más filosas, aquellas que producen mayor espanto y, por consiguiente, la propuesta de cambiarlas posibilita convocar el espectro más amplio de alianzas. Esta finalidad política, que renuncia a cambiar el sistema en sí, frena al pensamiento crítico, le impide descender de la superficie, no lo necesita porque como no piensan tocar las bases de la sociedad, ¿para qué ir hasta el fondo?

Muy diferente es la corriente integrada por personas moralmente indignadas con este el mundo dominado por el afán de lucro y la competencia feroz entre feroces individuos. Indignación moral porque las grandes mayorías están siendo privadas de su condición humana. El enojo y la bronca empujan el pensamiento crítico al fondo del asunto y allí descubre que esos males son propios de un sistema organizado en torno al mercado y al trabajo forzado. Que es necesario transformar al capitalismo en su totalidad y no solamente algunas de sus externalidades, que es preciso erradicar el salario y la ley del valor como forma predominante de relación entre las personas y organizar un modo justo e igualitario de producir y hacer política. Que se necesitan mujeres y hombres que se sientan socialmente responsables, que sean generosos, solidarios, capaces de dar la vida por el bienestar del prójimo.
Cabe destacar que la definición de izquierda es lo suficientemente ambigua para que quepan ambas corrientes ideológicas y que ninguna de ellas es más verdadera que otra. Decir “izquierda” no quiere decir nada: lo que define es anti-capitalista o pro-capitalista, socialismo o barbarie.


¿Y qué países o modelos creés que deben ser una referencia para la izquierda del siglo XXI?
No hubo ni hay modelos para la sociedad que queremos. Existen e influyen en el pensamiento político las raíces históricas del movimiento popular, el artiguismo, que en el siglo XIX logró conformar un pueblo armado y organizado con los sectores sociales más desprotegidos de las provincias del Plata: guaraníes misioneros, zambos, mulatos, negros, criollos pobres, charrúas, artesanos, troperos. Un pueblo en armas para terminar con la injusticia del latifundio y del monopolio extranjero del comercio y las finanzas. Doscientos años de historia desde la revolución de 1810 y los enemigos del pueblo siguen siendo los mismos: el latifundio y las grandes corporaciones de capital extranjero.

Existe e influye la historia del movimiento obrero desde de la Comuna de París, de 1871, al presente, toda la cadena de experiencias revolucionarias frustradas que, en definitiva, constituyen un rico caudal de enseñanzas, una biblioteca a disposición de quienes se propongan revolucionar el mundo.

No quiere decir que las futuras insurgencias se puedan librar del pecado y el error, sino simplemente que hay mucho donde aprender, mucho que estudiar e investigar, mucha teoría para amasar y digerir. No hay modelos preestablecidos, el modelo se va a construir a partir de una moral revolucionaria firme, sin ella no habrá revoluciones.


¿Qué evaluación hacés de lo que fueron los regímenes del llamado socialismo real? ¿Y qué lecciones puede sacar la izquierda de esos procesos?
El término socialismo real tampoco dice mucho y, además, induce la falsa idea de que los precursores del '17 y los revolucionarios de todo el mundo lucharon por un socialismo irreal, en el aire, sin asidero real. En el impulso de los insurrectos rusos de 1917, en el espíritu de los combatientes rojos que derrotaron a los nazis en 1945 y en el esfuerzo de quienes creyeron estar construyendo el socialismo, se descubren los rasgos principales de una subjetividad capaz de hacer revoluciones.

El fracaso de la experiencia soviética vino de la mano con la decisión de mantener vigentes las armas melladas del capitalismo e interrumpir el desarrollo de esos valores que fueron la fuerza moral de la insurrección del '17. La revolución es un fenómeno de consciencia, de cambios muy profundos en las maneras de sentir y de pensar que, de haber continuado luego de la insurrección de octubre, habrían impedido que un grupo de burócratas monopolizaran el quehacer político en la URSS. Las políticas de construir el socialismo en la URSS y la de coexistir pacíficamente con el capitalismo son la consecuencia de esa renuncia a continuar impulsando el espíritu revolucionario. Todavía se sufren las consecuencias éticas, morales y culturales de la derrota de la insurgencia del '17 por la contrarrevolución estalinista.

¿El marxismo tiene vigencia como herramienta de análisis y transformación de la realidad? ¿Considerás que conceptos como lucha de clases y dictadura del proletariado aún son válidos?
Bueno, bueno, la lucha de clases aparece cada vez que le meten la mano en el bolsillo a los asalariados, sea con aumento de las tarifas de los servicios públicos o del IRPF. La lucha de clases reaparece cuando quieren desalojar a quienes viven en los asentamientos de la ciudad de Maldonado o del Parque Guaraní en Montevideo. También vive y colea la lucha de clases en el decreto de esencialidad con el fin de desarticular la movilización sindical de los docentes.

Cada día queda más en evidencia que esta democracia, entre comillas, a la que se regresó en 1985, es muy demócrata para las 3.300 personas que se apropian del 50% de los ingresos de capital y la sienten como una verdadera dictadura del capital los 120.000 jubilados que cobran menos de $8.000 y el medio millón de uruguayos que gana menos de $15.000.

¿Es un marxista Leonardo Boff cuando dice que la clase dominante se apoderó del sistema político en Brasil? ¿O simplemente expresa conceptualmente la realidad que todos perciben a través de sus sentidos?
¡A no joder con jueguitos de palabras! El marxismo continúa proporcionando los elementos y las categorías que permiten aproximarse con mayor exactitud a la realidad de la sociedad de clases.
Vengamos más acá y hablemos concretamente de Uruguay. ¿Cuánto se ha avanzado a partir de los gobiernos del Frente Amplio y cuánto falta por hacer?
¿Se pueden considerar las políticas asistencialistas como un avance? ¿O simplemente son un alivio momentáneo que genera dependencia del partido de gobierno y permite que esos clientes consuman un poco más, sin por ello escapar a la marginación política y social?

¿Se puede considerar un avance que haya un 10 o un 15% menos de rapiñas? ¿O simplemente son cifras para justificar la apuesta política y presupuestal al aparato policíaco represivo y las cárceles para resolver el problema social de la marginación y la exclusión?

Se ha revelado que el 25 % de los liceales tiene extraedad. ¿Eso es un avance de la educación gratuita e igualitaria? ¿O son cifras que revelan la ausencia de una política educativa que tienda a producir jóvenes que piensan críticamente?

¿Se puede considerar un avance que se cultiven un millón y medio de hectáreas en base al uso de agrotóxicos que contaminan tierra y agua? ¿O es una cifra que debe provocar pavor en cualquier ser más o menos pensante?
¿Se puede considerar un avance que las calificadoras de riesgos expresen su satisfacción por la buena marcha del capitalismo en el Uruguay? ¿O debemos preocuparnos por el regocijo de quienes hacen su negocio provocando crisis de la economía mundial y utilizando para expropiar los ingresos de las clases más favorecidas?
¿Puede considerarse un avance el crecimiento de las inversiones extranjeras directas, de la deuda externa y de las ganancias de los bancos? Sí, ya lo sé, es un avance para la clase dominante criolla y para los capitales del exterior.
En realidad, Emiliano, si al Frente Amplio todavía le queda más por hacer en ese rumbo, ¡pobre de nosotros!


Y entonces, ¿dónde está la izquierda política en Uruguay? ¿Desde qué espacio político se puede avanzar en la construcción de una alternativa al capitalismo?
Quiero abrazar al compañero Óscar Andrade y reconocer que su actitud de regresar al movimiento social es un hecho con aroma a futuro. Una actitud que implica colocar en la lucha social el eje de la acumulación política. Reconforta este mensaje ideológico que fortalece a las organizaciones sindicales.
Casi todo el espectro de izquierda ha caído en la trampa de la democracia formal y consume sus esfuerzos en recorrer caminos electorales que la conducen a un túnel sin salida. El propósito de captar votos a cualquier costo indujo la renuncia a luchar por la anulación de la ley de impunidad por parte de la mayoría de los delegados de un Congreso del Frente Amplio. Las alianzas y las concesiones programáticas necesarias para ganar elecciones conllevan la confusión que oscurece el entendimiento político del movimiento popular. En las luchas sociales se identifica nítidamente a los responsables del desastre de las clases populares y a quienes les prestan su consentimiento desde el gobierno y el parlamento y, en consecuencia, se avanza en la comprensión de la realidad. 

Puede afirmarse, sin embargo, que en estos últimos diez años la gente ha ido entendiendo que sus problemas no se resuelven con mayorías parlamentarias. Que con un gobierno progresista la distribución del ingreso sigue siendo muy injusta y la brecha social se ensancha al tiempo que se profundiza. Que han convertido al Uruguay en la reserva ideológica de la impunidad de los crímenes del terrorismo de Estado. Que han permitido que la propiedad de la tierra esté cada vez más concentrada y pertenezca a capitalistas extranjeros. Que abortar siga siendo el vía crucis de las mujeres que quieren interrumpir su embarazo. Que la legalización de la marihuana y el matrimonio igualitario para borrar prejuicios y alivianar las mentalidades conservadoras y reaccionarias que dominan nuestra sociedad.

En fin, se va entendiendo que el camino para dar soluciones a los grandes problemas sociales está muy alejado de la juntadera demagógica de votos.